Técnicas de bienestar animal en avicultura

Bienestar animal

El bienestar animal en la industria avícola es una prioridad. Con el manejo adecuado, es más fácil alcanzar los más altos estándares productivos. La máxima rentabilidad es posible, si las aves crecen y se desarrollan en ambientes controlados. Considerando que los patógenos son responsables de grandes pérdidas económicas, el ambiente es crucial para la sanidad de los lotes.

El manejo convencional de los galpones ha pasado a la historia. Con la incursión de la tecnología, son cada vez más novedosas las tácticas que involucran el uso de equipos e implementos de vanguardia. Estos permiten controlar parámetros como la humedad, la iluminación, la temperatura, la ventilación, entre otros elementos que inciden en la producción.

Buenas prácticas de bienestar animal

Por bienestar animal, se entiende el conjunto de prácticas que permiten el cuidado responsable, en este caso, de las aves. Tiene que ver, además, con el alojamiento, la alimentación, el manejo y la prevención de enfermedades. Siguiendo directrices de la  Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) este término define el “modo en que un animal afronta las condiciones de su entorno”.

Con la meta de satisfacer los requerimientos y necesidades básicas de las aves, estas técnicas se aplican durante todo el proceso de producción. Desde que nacen los pollitos, hasta que culminan el ciclo en la planta de beneficio.

Esto, por supuesto, incluye la ejecución de planes sanitarios, el descarte y el transporte, bien sea en jaulas o en contenedores, en sus diferentes etapas. Los países se reservan, además, su normativa en cuanto al uso de camiones, que están sujetos a una guía de buenas prácticas.

Avicultura
El estrés en las aves es un indicador importante para implementar prácticas de bienestar animal.

Transporte

Garantizar el cuidado de las aves durante el transporte, permite reducir el índice de mortalidad, manteniendo el bienestar animal. Así mismo, se minimiza el impacto por lesiones y molestias físicas, aportando un excelente producto en canal y de alta calidad. Con la adquisición de contenedores, sujetos a ciertas normas técnicas, se alcanza un nivel de confort y seguridad.

Sanidad

Además de cumplir con el plan de inmunización y el ciclo sanitario, es oportuno mencionar que la flota debe someterse a un riguroso protocolo de bioseguridad. Incluye desde el lavado, hasta la desinfección, antes y después de cargar las aves.

Aunado a ello, el conductor del vehículo debe monitorear la temperatura para prevenir el estrés animal. Internamente, es prudente verificar la correcta ventilación y el orden, de modo que los contenedores se mantengan fijos en su lugar, durante todo el trayecto.

Por otro lado, las instalaciones de la granja también deben someterse a un exhaustivo proceso de limpieza. Hay que esterilizar todos los equipos que entren en contacto con las aves. Al evacuar un lote, es obligatorio sustituir las camas, para recibir al siguiente.

Nutrición

El equipamiento tecnológico de una granja avícola, permite optimizar la nutrición y la alimentación de las aves, mediante comederos y bebederos automáticos. De esta forma, se mantienen hidratadas y en excelentes condiciones, considerando que demandan continuamente agua y alimento.

Desinfección de instalaciones

En términos generales, como explicamos en el apartado anterior, toda instalación avícola debe prevenir el estrés en las aves, que usualmente se genera por alteraciones en la temperatura y demás condiciones ambientales. Lo ideal, es que el lote se mantenga aislado, en función de evitar que se inquiete con el ruido. De igual manera, es prudente establecer rutinas de manejo, en aras de que las aves se habitúen a los equipos y a la dinámica de los operadores.

Uso de calefactores

En efecto, monitorear la temperatura durante todo el proceso de producción, permitirá mantener la calidez y propiciar el bienestar animal. Así, se evitan los cambios bruscos de frío a calor, pues el resultado será fatal. Bajo ninguna circunstancia, la temperatura interior debe ser mayor que la exterior. La sensación térmica del lugar, dará la pauta a seguir.

Los sistemas de ventilación y de calefacción que actualmente ofrece el mercado, permiten establecer la densidad, para evitar los problemas por manejo. Incluso, hay quienes optan por instalar equipos de refrigeración, con la intención de evitar la concentración de carbono y demás gases contaminantes.

Iluminación

La intensidad de la luz determina la visión de las aves. Si el espectro es intenso, pueden atacarse entre ellas, pero si la longitud de onda es menor, pueden convivir armónicamente.

Densidad poblacional

Para facilitar el manejo del lote y el bienestar animal, las aves deben distribuirse estratégicamente, según su etapa, tamaño y peso. Una revisión de sus condiciones físicas, permitirá situarlas estratégicamente.

Indicadores de confort

Al confirmar que un lote de aves se encuentra en condiciones ideales, se toman en cuenta los siguientes indicadores:

Estrés

Puede ser crónico o agudo y se detecta durante pruebas de laboratorio, donde se miden las cargas hormonales.

Comportamiento

Un médico veterinario podrá certificar si las aves se comportan de forma natural, en sintonía con las prácticas de bienestar animal.

Salubridad

Se comprobará que los animales están sanos si se encuentran libres de patologías y microorganismos patógenos, que pueden contaminar si hay alguna lesión.

Índices productivos

Durante esta revisión, se toma en cuenta la capacidad reproductiva, la mortalidad, el rendimiento de las ponedoras, el índice de fertilidad, el peso y la uniformidad.

De esta manera, se dota a las aves de escenarios ideales, donde no sientan angustia, con la iluminación adecuada, una cama libre de polvo y humedad. Constatar que no sienten dolor, es determinante. Y con la asesoría respectiva, un productor confirmará sus niveles de bienestar animal, en especial si decide invertir en cómodas instalaciones.

Vale recalcar que la infraestructura debe estar sometida a un análisis de riesgos y pérdidas. Desde el techo, hasta la altura de las paredes influye en el calentamiento. La temperatura del agua, por ejemplo, se debe monitorear, mientras se verifica que las tuberías estén protegidas del sol. Por fortuna, el comercio ofrece diferentes opciones para la adecuación de las granjas, por lo que no implica mayor dificultad para el productor.

Enfriamiento de galpones

Profundizando en el tema de la tecnología eficiente, en el siguiente conversatorio, Pablo Julián García, gerente de Dantherm en Latinoamérica, explicará lo relativo a la climatización evaporativa y el enfriamiento de galpones.

¿Necesitas Ayuda? Chatea con nosotros